¿Qué son los contratos inteligentes?

Empecemos con su definición:

«Un smart contract es un contrato programado, cuyos acuerdos se establecen en un código de ordenador en la cadena de bloques. El contrato se ejecuta automáticamente sin la necesidad de un intermediario. Estos contratos siempre pueden verse, pero aún no se puede ajustar”.

Es decir, que un smart contract está lejos de ser un contrato en un papel firmado por las diferentes partes. Es completamente digital, un código de ordenador programado en blockchain por un programador y el cual contiene toda la información del mismo: las personas entre las que es válido, cuando se ejecutará, cuando se han registrado los acuerdos, etc. El contrato es automático y no puede ser modificado todavía.

Un ejemplo

Los smart contracts tienen un sin fin de utilidades, una apuesta es un buen ejemplo para entender mejor su funcionamiento práctico.

Imaginemos dos amigos, José y Juan que son de dos equipos de futbol diferente, Futbol Club Barcelona y Real Madrid respectivamente. Va a disputarse un gran partido y tienen opiniones opuestas sobre el resultado. José cree que el FCB ganará el partido mientras que Juan está convencido de que será el R. Madrid.

Deciden apostar cada uno 20 euros a que su equipo será el vencedor. Es decir, que en caso de que el equipo por el que han apostado pierda deberán pagarle 20 euros al otro. Una vez que se tiene el resultado, si el perdedor tiene palabra le entregará los 20 euros a su amigo. Pero, ¿quién confirma que va a mantener su palabra? ¿Cómo podemos tener certeza de que va a pagarle? No se puede, si la persona opina que el resultado ha sido injusto por ejemplo, puede optar por no pagar y pocas cosas pueden hacerse.

¿Cómo sería si hicieran uso de un smart contract?

Si José y Juan deciden registrar la apuesta en un smart contract, este se pone en marcha sobre la base de los registros de los resultados oficiales. Ambos pagarían 20 euros en criptomonedas en el contrato y se establecería de manera que José recibiese 40 euros si el Real Madrid perdiese y Juan recibiese 40 euros en caso de que el Futbol Club Barcelona perdiese. En caso de empate, cada uno recibiría automáticamente la cantidad abonada, 20 euros.

Este smart contract puede verse por cualquiera en la blockchain para que todos los usuarios de blockchain lo comprueben automáticamente, por lo que, no se puede modificar. Aunque alguno de ellos opine que la penalización ha sido injusta, no hay manera de modificar lo que se pactó. Cuando se publica el resultado oficial, el smart contracts es efectivo automáticamente y el vencedor recibe su recompensa.

Esto demuestra que las plataformas intermedias no son más necesarias. Todas estas apuestas con «la casa» se pueden hacer directamente entre ellas en la cadena de bloques. También es válido para los casinos. Todo el dinero (comisión) que normalmente iba a “la casa” ahora permanece con los usuarios.

Las ventajas de los smart contract

Confianza: el smart contract está en la blockchain, una red compartida. Es controlado automáticamente por todos los dispositivos conectados a ella. Estos dispositivos tienen una copia de la cadena de bloques. Esto significa que nadie puede modificarlo.

Autonomía: es usted mismo quien acepta el contrato. No se requiere confianza en un banco, abogado u otro intermediario. Por lo que, nadie puede manipularlo a su beneficio. Además, que la otra persona pueda desistir no es algo por lo que preocuparse. La red administra el smart contract y se ejecuta automáticamente.

Seguridad: un smart contract está protegido por la mejor criptografía que el mundo tiene actualmente. Es casi imposible hackearlo.

Velocidad: los smart contract están completamente automatizados. Algunas operaciones normalmente requieren mucho papeleo, un smart contract lo agiliza ejecutándolo en unos pocos segundos. Ahorra mucho tiempo y trabajo. Además, el código continúa en desarrollo, sin embargo, su velocidad solo aumentará en algunos años.

Copia de seguridad: el smart contract no puede perderse. Cada dispositivo conectado a la blockchain tiene una copia.

Ahorro: los smart contract son mucho más baratos que los contratos tradicionales. Sin caros intermediaros con salarios altísimos. Los notarios, abogados que redactarían o se asegurarían de que se cumpliera un contrato común son imprescindibles.

Precisión: los smart contracts se ejecutan por máquinas. El error humano se elimina.

Desventajas de los smart contract

Aunque muchos solo los aspectos positivos de las nuevas tecnologías revolucionarias, hay que prestar atención a ambos lados. Veamos la de los smart contract:

No se puede modificar: aunque primeramente lo hayamos enfocado como un aspecto muy positivo, quizás la mayor ventaja sea una desventaja. Imagine que ha firmado un contrato de arrendamiento y de repente desea cambiarlo. No le resultará nada sencillo.

El código debe tenerlo todo en cuenta: en un contrato tradicional, siempre se incluyen “sis y peros”. Los smart contract han de ser procesados en lenguaje de programación que no entiende de estas cláusulas. Y, además, es todavía muy sensible al error humano.

El tercero no desaparece completamente: a pesar de que el tercero no es necesario, de momento, no desaparece. Su papel continúa siendo necesario mientras necesitemos programadores. Su demanda aumentará a medida que lo haga el uso de los smart contracts. Lo que puede aumentar con ello es el precio que estos cobren por la programación puesto que su demanda ya es muy elevada.

Otras desventajas de los smart contracts son que, si se comete un error en el código, por lo que se ejecuta algo muy diferente de lo acordado, ¿qué sucede? ¿Cómo determinar que fue un error? ¿Quién es responsable de los costes que esto conlleva? ¿Y cómo se detiene un smart contract incorrecto?

Su futuro

Puede tener un gran impacto en nuestra sociedad y en Internet. Casi todas las industrias pueden verse en el punto de mira de esta nueva y revolucionaria tecnología.

Pero lo que puede parecer muy brillante por garantizar que los intermediarios ya no sean necesarios ahorrando una gran cantidad de costes y trabajo, puede poner en peligro el trabajo de muchas personas. Sin embargo, ahora el tema se centra en como lidiar legalmente con ellos.

Hay que ver aún como evolucionarán los smart contracts, si serán totalmente aceptados y si sus desventajas disminuirán hasta desaparecer.

Fuente

Deja un comentario

quince + 5 =